Primero que todo porque en una clase grupal el docente debe ir al ritmo de la mayoría, entonces cada explicación toma mucho más tiempo, en una clase personalizada, vamos al ritmo de un sólo estudiante.
Por otro lado, en las clases tradicionales, el docente habla aproximadamente la mitad de la clase y el resto del tiempo se lo dedican a las actividades complementarias, ejercicios escritos y orales.
Finalmente está el modelo pedagógico, en las clases tradicionales se trabajan todas las competencias en el aula mientras que en la clase invertida, trabajamos las competencias que requieren del docente como la producción oral, la comprensión oral y explicaciones específicas. Esto nos permite aprovechar al máximo la interacción con el profesor para que nuestros estudiantes empiecen a hablar en francés desde la primera clase. Solicita tu demostración gratuita y realiza tu nivel B2 en corto tiempo. Hemos preparado a cientos de estudiantes 2 y hasta 4 veces más rápido que en las clases grupales tradicionales.